Saltar al contenido
Traje de torero

La vida de José Gómez Ortega “Joselito”

La vida de José Gómez Ortega “Joselito”

 

La leyenda de Joselito comenzó a forjarse el 8 de mayo de 1895, en el municipio sevillano de Gelves. Fue bautizado como José Gómez Ortega, en el seno de una familia de larga tradición taurina, por lo que su educación se fundamentó en las tradiciones más genuinas del mundo de los toros.

 

De esta forma, con apenas ocho años, Joselito ya acompañaba a sus hermanos por las ferias, tentaderos y capeos de Andalucía, aprendiendo paulatinamente y a buen ritmo las suertes de la lidia.

Debutó de luces en 1908

 

El 19 de abril de 1908, sin haber cumplido todavía los 13 años de edad, José Gómez Ortega se vistió de luces por primera vez en su vida. El lugar elegido fue Jerez de la Frontera y en el ruedo demostró su genialidad ante los becerros de la ganadería Cayetano de la Riva. En estos primeros años como novillero, la trayectoria de Joselito fue dinámica e imparable, recorriendo los cosos de toda España.

Debut en Madrid de novillero 1912

 

Su consagración le llegó con 17 años, cuando debutó en Madrid el 13 de junio 1912. Diez días después hacía lo propio en Sevilla, acaparando ovaciones en uno y otro escenario. Este glorioso año fue culminado el 28 de septiembre cuando recibió la alternativa en la capital andaluza.

 

La vida de José Gómez Ortega "Joselito"
La vida de José Gómez Ortega “Joselito”

 

Los años posteriores estuvieron marcados por la destreza de Joselito y la rivalidad de éste con otros diestros de categoría, fundando la década dorada de la tauromaquia. Así, el matador sevillano compitió con otros toreros como Machaquito, Vicente Pastor o Rodolfo Gaona, aunque sin duda fueron Juan Belmonte García y Ricardo Torres Reina “Bombita” sus mayores adversarios. Fueron años donde la fiesta taurina resplandeció como nunca, floreciendo entre el público y acaparando la atención de niños y adultos; y es que el pueblo entero anhelaba ver las fintas y quiebros de Joselito.

 

El 6 de junio de 1918 se inauguró la Plaza de toros Monumental de Sevilla, quedando a cargo de José Gómez Ortega estrenarlo ante un público de 20.000 personas. Naturalmente, no defraudó. Pero ese mismo año, el matador sevillano recibió una peligrosa cornada que lo mantuvo alejado de los ruedos una temporada. Aun así, pudo recuperarse en 1919, año en el que por primera vez recorrió los cosos de América, triunfando en la Plaza de Lima.

 

La vida de José Gómez Ortega "Joselito"

Parecía que José Gómez Ortega había alcanzo su máximo esplendor, habiendo sido glorificado tanto en España como en el continente americano. No obstante, la desgracia estaba a punto de cernirse sobre él.

 

Corría el año 1920. En el cartel de la plaza de toros de Talavera de la Reina de aquel 16 de mayo, no figuraba Joselito como torero participante. Sin embargo, se modificó el espectáculo a último hora y José Gómez Ortega apareció ante su público.

La vida de José Gómez Ortega "Joselito"
Joselito fué un torero muy poderoso

 

El quinto toro de la ganadería se llamaba “Bailador”. Era pequeño, de lomo negro y burriciego y nada hacía presagiar que aquel astado pudiese ser un problema para el curtido torero sevillano. Desafortunadamente, el toro alcanzó a Joselito de una cornada en pleno muslo y le empitonó poco después en el vientre. El público no podía, ni quería, creerlo, pero aquella tarde Joselito murió en la plaza, haciendo lo mejor que sabía hacer: torear.

 

El pueblo quedó conmocionado con el terrible accidente. El funeral de Joselito fue digno de reyes y todavía hoy se le rinde homenaje cada 16 de mayo, cuando todas las plazas taurinas de España guardan un glorioso minuto de silencio.